MartíReport as inadecuate




Martí - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Henríquez Ureña

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Pedro Henríquez Ureña Martí Vidas hay que reclaman, de los hombres capaces de entenderlas, el esfuerzo que las redima de la oscuridad de su escenario para levantarlas a ejemplo de toda la humanidad.
Nuestra América, teatro enorme y oscuro, deja perder en la sombra sus mejores vidas.
Sólo Bolívar hace germinar en abundancia Plutarcos deificadores y Laercios anecdóticos.
Pero ¡cuántas vidas para contar, y contar bien, en altura, no según la moda de cercenarles a los grandes hombres la sobra de estatura espiritual que los hacía como torres entre el vulgo! Nada de convertir en niño inútil, torpe entre el amor y la utopía, al arcángel desatador de Prometeo.
Que se nos muestre a San Martín, todo severidad y estudio, en –––––––– 221 –––––––– duro contraste con su alrededor.
Y a Sarmiento, todo invención y arrojo, Cadmo difusor de alfabeto y generador de población.
O a Martí, todo sacrificio, pero todo creación: porque cada creación que sacrificó, se incorporó en creación nueva. Martí sacrificó al escritor que había en él -no lo hay con mayor don natural en toda la historia de nuestro idioma- al amor y al deber.
Amó tanto, que de nueve años le escribe a su madre que la quiere «con delirio»; de quince años dice a su maestro Mendive, maestro para el deber y para el decoro: «a cada instante daría por usted mi vida, que es de usted».
Y pues amor «a nullo amato amar perdona», suscita pasiones delicadas y profundas, como en «la niña de Guatemala, la que se murió de amor», de silencioso amor por él.
A los cuarenta años, ya entregado todo a la misión de morir por Cuba, todavía creaba amistades eternas.
¡Cuánto amó a España, él, obligado a combatirla! Con cálida simpatía comentaba siempre sus esfuerzos de civilización.
El baile español lo hacía cantar de gozo.
Y él dijo: Para Aragón, en España, tengo yo en mi corazón un lugar todo Aragón. Pudo, como Rubén Darío, sacrificarlo todo a...






Related documents