La violación de LucreciaReport as inadecuate




La violación de Lucrecia - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Shakespeare

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



William Shakespeare La violación de Lucrecia Versión lírica de Ramón García González Primera parte De la sitiada Ardea, apresuradamente, impulsado por alas de un infame deseo, abandona Tarquino su ejército romano y lleva hacia Colatio, el mal fuego sin lumbre, que oculto entre cenizas, acecha ese momento 5 de lanzarse y ceñir con llamas la cintura de la casta Lucrecia, amor de Colatino. Quizá aguzó el deseo el nombre de la casta su embotado filo despertó su lujuria, cuando el buen Colatino, quizá imprudentemente, 10 no dejó de alabar la mezcla rosa y blanco que fulgía triunfal en su felicidad, donde luces mortales, igual a las del cielo a él sólo se le daban en peculiar encanto. Pues la noche anterior, hablando con Tarquino, 15 le había descubierto su tesoro de dicha, esa inmensa riqueza donada por el cielo, al poseer por siempre a su bella consorte, cotizando su dicha a tan alto valor, que podían los reyes casarse con más glorias, 20 pero ni rey ni par con dama parecida. ¡Oh, clamorosa dicha, gozada por tan pocos y que apenas se obtiene se esfuma y se termina, cual plateado rocío fundido en la mañana con los primeros rayos del resplandor del sol! 25 ¡Oh, plazo que ya expira antes de su comienzo! La honra y la belleza en los brazos del dueño son débiles defensas para el pérfido mundo. La belleza, por serlo, resalta sin ayudas a los ojos del hombre sin pregonar su fama: 30 ¿para qué es necesario hacer su apología, de una cosa por rara, siempre tan singular? ¿por qué Colatino, el público orador del valor de su joya, que debió proteger de oídos de raptores por ser su bien preciado? 35 Tal vez hacer alarde de la bella Lucrecia, sugestionó a este infame, primer hijo de rey, que por nuestros sentidos, se tienta al corazón. O tal vez fue la envidia de prenda tan valiosa, que sin igual retaba toda ponderación, 40 la que picó en su mente y un súbdito gozara de un lote tan dorado, que para sí quisiera. Mas sea lo que fuere, s...






Related documents