La toreríaReport as inadecuate




La torería - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: de Hoyos y Vinent

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Antonio de Hoyos y Vinent La torería [Nota preliminar: edición digital a partir de la edición de Oro, seda, sangre y sol.
Las novelas del toreo, Madrid, Renacimiento, 1914, pp. 211-290 (ver portada; paginación en color verde), y cotejada con la de Los Contemporáneos, Madrid, Imprenta José Blass y Cía, año I, núm.
52 (24 Diciembre 1909), enlazada página a página (paginación en color azul). Hemos introducido escasas variantes relacionadas con la puntuación.
En cuanto a la acentuación, se han seguido los criterios de la Ortografía de la lengua española, Real Academia Española, Madrid, Espasa Calpe, 1999.
En los parlamentos que reproducen el habla coloquial, se ha optado por acentuar diacríticamente aquellos términos que puedan inducir a error: -é («es», verbo) frente a e («e», conjunción); -Dió («Dios», sustantivo) frente a dio («dio», verbo); -quién («quieren», verbo) frente a quien («quien», relativo). Por lo demás, se ha mantenido en todo caso la edición original.] -IEn la «visera» hubo un movimiento de expectación.
Por la carrera de San Jerónimo desembocaba en la Puerta del Sol, al trote de dos soberbias jacas andaluzas, la victoria, yantada de goma, de Tina Rosalba. Los émulos de «Costillares» y Pedro Romero, que discutían, formando pintorescos corrillos, transcendentales cuestiones de tauromaquia; los traspillados hampones y las billeteras, en funciones a las altas horas de la noche de sacerdotisas de la señora Venus, agolpáronse en la acera contigua a la Carrera para ver pasar el joyante tren.
Entre todos destacose con gran algazara el grupo formado por tres o cuatro admiradores (con más hambre que vergüenza) del «Lucero», el futuro astro, el que, según los vaticinios de algunos aficionados que se jactaban de no haberse equivocado nunca, había de emular las glorias de «Pepe Hillo» y de «Frascuelo», el que empezaba a ser ídolo de bellezas fáciles y envidia de las taurinas estrellas de Getafe y Tetuá...





Related documents