La terapia de los cuentosReport as inadecuate




La terapia de los cuentos - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Rodríguez Almodóvar

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Antonio Rodríguez Almodóvar La terapia de los cuentos «Los cuentos son una medicina».
Así de rotunda se expresa Clarissa Pinkola Estés, psicoanalista norteamericana de la escuela junguiana, refiriéndose, naturalmente, a los cuentos de tradición oral.
Esta escuela, a través del concepto de arquetipos, ha desarrollado una potente intuición inicial de Freud, según la cual es posible establecer relaciones entre el mito, el sueño y la historia de la civilización; también entre el inconsciente colectivo y el individual.
La dificultad estriba en saber interpretar cada cuento como si fuera un sueño persistente de la humanidad en su conjunto. El que hoy traemos a nuestro comentario es probablemente uno de los más arraigados en la cultura popular andaluza y, en general, de la española. Se trata, ni más ni menos, que de «La ratita presumida», que ya recogió Fernán Caballero (con alguna intromisión de su propio cuño), con el nombre que entonces tenía: «La hormiguita».
Pues se ha de saber que el compañero elegido finalmente por ese personaje, entre sus diversos pretendientes, era «el Ratoncito Pérez», que curiosamente no es ningún ratón, sino un tisanuro, ese bichito de la humedad y los rincones de las casas, que ya apenas se ven.
Andando el tiempo, se perdió la conciencia de este animalito, y se creyó que el señor Pérez era, efectivamente, un múrido.
De ahí que la hormiguita se convirtiera, paralelamente, en ratita.
No sé si esta apretada historia biofilológica serviría a algún psicoanalista (probablemente más de la escuela lacaniana) para interpretar el verdadero significado de esta narración encadenada de pretensiones matrimoniales, hasta dar con la horma apetecida.
Lo que sí quiero despejar es la duda, planteada desde lo políticamente correcto, de si no contendrá algún mensaje machista.
No desde luego en origen, pues en las genuinas versiones populares la hormiguita demanda a sus pretendientes acerca de «cómo arrullarán...





Related documents