La pobreza de CervantesReport as inadecuate




La pobreza de Cervantes - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Azorin

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Azorin La pobreza de Cervantes ¿Hemos olvidado ya a nuestro amigo Pedrito, retratado por Anatole France en su reciente libro Le petit Pierre? No; tenemos todavía que, contar algo de él; y lo que contemos nos servirá para añadir algo a lo ya dicho sobre Cervantes.
Pedrito va con su mamá a hacer las compras en las tiendas.
La tienda que más le gusta a Pedrito es una amplia limpia y silenciosa tienda en que hay sentadas unas señoritas y una señora.
Las señoritas envuelven grandes pastillas de chocolate en fino papel de estaño.
La señora manosea en un cajón monedas de plata y de cobre.
Cuando regresa a su casa Pedrito después de haber agotado todos los juegos, intenta -él solito- jugar a despachar aquellas pastillas de chocolate en la tienda.
Pero una cosa le con[.] y pone perplejo a nuestro amigo.
¿Qué hacía la señora anciana con el dinero? ¿Quién da dinero a quién en la tienda? ¿Se lo dan los compradores al vendedor, o se lo da el vendedor a los compradores? -Mamá -pregunta Pedrito-, mamá en las tiendas, ¿es el que compra o el que vende quien da el dinero? Al oír esta pregunta, el padre de Pedrito, que cató presente, exclama: -¡Qué tontito es este niño! Pero la mamá, un poco pensativa, dice: -No; no es una tontería lo de Pedrito: eso es un rasgo de su futuro carácter.
Pedrito no sabrá jamás el valor del dinero. Pedrito le petit Pierre, es el grande, el admirable, el querido maestro Anatole France, al contar estas anécdotas de su infancia añade: -Mi buena madre había reconocido mi genio y adivinado mi destino: mi madre profetizaba.
Yo no debía nunca conocer el valor del dinero.
Tal como yo era a los tres años o tres años y medio, en el gabinete tapizado de botones de rosa, tal he permanecido hasta la vejez, que me es ligera, como lo es a todas las almas exentas de avaricia y de orgullo.
No, mamá; yo no he conocido nunca el valor del dinero.
Yo no lo conozco todavía; o más bien: yo lo conozco demasiado.
Yo sé que el di...






Related documents