OlallaReport as inadecuate




Olalla - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Stevenson

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Robert Louis Stevenson Olalla —Mi misión —dijo el doctor— está ya cumplida, y puedo afirmar con orgullo que bien cumplida.
Sólo falta alejarle a usted de esta ciudad fría y dañina, y darle un par de meses de aire puro y tranquilidad de conciencia.
Esto último depende de usted.
En cuanto a lo primero, creo que puedo proporcionarle ayuda.
Verá usted qué casualidad: el otro día precisamente vino el cura del pueblo, y como somos viejos amigos, aunque de profesiones contrarias, me pidió auxilio para aliviar la penosa situación de unos feligreses suyos.
Se trata de una familia que.
Pero usted no conoce España, y aun los nombres de nuestra grandeza le dirían muy poco, bástele, pues, saber que en otro tiempo fue una familia eminente, y que se encuentra ahora al borde de la miseria.
Ya nada les queda, fuera de una finca rústica y algunas leguas de monte abandonado, que, en su mayor parte, no bastan para alimentar a una cabra.
Pero la casa es muy buena: una finca antigua, en lo alto de unas colinas, un lugar de lo más salubre.
En cuanto mi amigo me expuso el caso, yo me acordé de usted.
Le dije que justamente estaba asistiendo a un oficial herido, herido por la buena causa, que necesitaba cambiar de aires; y le propuse que sus amigos lo recibieran a usted como huésped.
Conforme a lo que yo me esperaba, el cura se puso al instante muy serio.
Me dijo que era inútil hablar de eso.
-Entonces, que se mueran de hambre-, le contesté, porque el orgullo en el menesteroso es cosa que no me agrada.
Y nos separamos algo picados; pero ayer, con gran sorpresa mía, el cura vino a verme e hizo acto de contrición: había tratado el asunto, dijo, y la dificultad no era tan grande como él se temía; en otros términos: que la orgullosa familia estaba dispuesta a guardarse su orgullo para mejor ocasión.
Entonces cerré el trato y, salvo la aprobación de usted, hemos quedado en que irá usted a pasar una temporada a la residencia campestre.
El aire de la monta...






Related documents