La reina de las abejasReport as inadecuate




La reina de las abejas - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Grimm

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Grimm La reina de las abejas Allá en aquellos tiempos hubo un rey que tenía dos hijos, que se fueron en busca de aventuras, lanzándose a todos los excesos de la disipación, por lo que no volvían a su casa paterna.
Fue a buscarlos su hermano menor, al que llamaban el Simple, pero cuando los encontró comenzaron a burlarse de él, porque en su sencillez pretendía saber dirigirse en un mundo donde se habían perdido ellos dos, ellos dos que tenían mucho más talento que él. Habiéndose puesto en camino juntos encontraron un hormiguero.
Los dos hermanos mayores querían llenarle de tierra para divertirse viendo la ansiedad de las hormigas que correrían por todas partes cargadas con sus huevos; pero su hermano el Simple les dijo: -Dejad en paz a esos animales; no consentiré que les hagáis daño. Poco después encontraron un lago en el que nadaban no sé cuantos patos. Los dos mayores querían coger un par de ellos para mandarlos asar, pero el menor se opuso diciendo: -Dejad en paz a esos animales; no consentiré que los mate nadie. Mucho mas allá todavía distinguieron en un árbol una colmena tan llena de miel que corría por el tronco abajo.
Los dos mayores querían prender fuego el árbol para ahumar a las abejas y apoderarse de la miel; pero su hermano el Simple los contuvo, diciéndoles: -Dejad en paz a esos animales; no consentiré que los queméis. Los tres hermanos llegaron por último a un castillo cuyas caballerizas estaban llenas de caballos convertidos en piedras, y en las que no se veía a nadie.
Atravesaron todas las salas y llegaron al fin delante de una puerta cerrada con tres cerraduras.
En medio de la puerta había un pequeño postigo por el que se veía una habitación; desde él distinguieron a un hombre de poca estatura y cabellos grises que estaba sentado delante de una mesa.
Llamaron una y dos veces sin que les oyera en la apariencia; a la tercera se levantó, abrió la puerta y se adelantó hacia ellos; después, sin pronunciar ni un...






Related documents