La puntillaReport as inadecuate




La puntilla - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Pardo Bazán

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Emilia Pardo Bazán La puntilla Pasó Enrique la noche echando cuentas.
No había remedio; por más vueltas que diese, y más salidas que buscase, tenía que vender la finca.
Era el último cartucho, y no podía dejar de quemarlo.
Con el producto de la venta haría frente a la crisis de sus negocios, y saldría victorioso de los que acechaban su derrota financiera. Le ofrecían setenta mil duros por aquella residencia magnífica, tan cercana a Madrid, al mismo tiempo recreativa y productiva, con sus arboledas umbrías y sus amplias labranzas, con su pinar interminable y sus elegantes serres.
Setenta mil duros, era malvender; pero si no vendía, era la suspensión de pagos, la deshonra, la ruina del nombre y del crédito. Mejor arrojar a la mar aquel despojo que hundirse. Sombrío, hosco, salió de su despacho, y fue a echar la última ojeada a los tesoros de que iba a desprenderse.
Su conciencia, como sucede en tales momentos, le acusaba.
Si hubiese procedido con mayor cautela, si se hubiese dedicado a sus asuntos con mayor asiduidad, no llegaría a tal situación.
Arrastrado por el vértigo de una vida mundana, disipada, la mayor parte de las veces no vigilaba lo bastante, no se consagraba como era debido a su labor.
La fortuna huye de los distraídos y de los perezosos.
Hay que perseguirla con ardor, que al cabo es mujer, y no gusta de ser mirada con lánguida indiferencia, sino requerida con ardor violento. Aun en los sinsabores más amargos hay consuelo en pensar que no ha sido nuestra la culpa, sino del destino.
Trasladamos así la responsabilidad, y lo fatal se nos impone con su fuerza superior a todas.
Nos resignamos. Pero no así cuando imaginamos que, procediendo de otra manera, evitaríamos la desgracia que nos abruma.
Enrique se lo repetía a sí mismo, con enojo: «Esto me sucede porque he querido.
Por ser un tonto, un abandonado en lo que más importa». La vida de club le había cogido en sus garras, le había entretenido, embobado, como suele hace...





Related documents