La piedra angularReport as inadecuate




La piedra angular - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Pardo Bazán

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Emilia Pardo Bazán La piedra angular .ita ut serviamus in novitate spiritus, et non in vetustate litterae. (San Pablo a los Romanos.) -I- Rendido ya de lo mucho que se prolongara la consulta aquella tarde tan gris y melancólica del mes de marzo, el Doctor Moragas se echó atrás en el sillón; suspiró arqueando el pecho; se atusó el cabello blanco y rizoso, y tendió involuntariamente la mano hacia el último número de la Revue de Psychiatrie, intonso aún, puesto sobre la mesa al lado de cartas sin abrir y periódicos fajados.
Mas antes de que deslizase la plegadera de marfil entre las hojas del primer pliego, abriose con estrépito la puerta frontera a la mesa escritorio, y saltando, rebosando risa, batiendo palmas, entró una criatura de tres a cuatro años, que no paró en su vertiginosa carrera hasta abrazarse a una pierna del Doctor. -¡Nené! -exclamó él alzándola en vilo-.
¡Si aún no son las dos! A ver cómo se larga usted de aquí.
¿Quién la manda venir mientras está uno ocupado? Reía a más y mejor la chiquilla.
Su cara era un poema de júbilo.
Sus ojuelos, guiñados con picardía deliciosa, negros y vivos, contrastaban con la finura un tanto clorótica de la tez.
Entre sus labios puros asomaba la lengüecilla color de rosa.
El rubio y laso cabello le tapaba la frente y se esparcía como una madeja de seda cruda por los hombros.
Al levantarla el Doctor, ella pugnó por mesarle las barbas o el pelo, provocando el regaño cómico que siempre resultaba de atentados por el estilo. Desde la entrada de la criatura, parecía menos severo el aspecto de la habitación, alumbrada por dos ventanas que dejaban paso a la velada claridad del sol marinedino.
Bien conocía Nené los rincones de aquel lugar austero, y sabía adónde dirigir la mirada y el dedito imperioso con que los niños señalan la dirección de su encaprichada voluntad.
No era a los tupidos cortinajes; no a las altas estanterías, al través de cuyos vidrios se transparentaba a ...





Related documents