La necedad del discretoReport as inadecuate




La necedad del discreto - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Lope de Vega

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Lope de Vega La necedad del discreto Las personas que hablan en ella. LAUREANO. CELIO. LEVINIA, dama. TEODORA. El DUQUE DE FERRARA. POLIBIO, su secretario. BELETA, criada. MONGIL, lacayo. COSTANCIA dama. LISARDO, caballero. MÚSICOS. OTAVIO. FABIA. JULIA. CAMILA. Jornada I Salen LAUREANO y CELIO con hábito de noche y valonas de estudiantes. LAUREANOLlama a este balcón. CELIO¿Con qué? LAUREANOCon la espada. CELIOFuera en vano, porque es corta para mano. LAUREANO¿Y no alcanzaras? CELIONo sé, aun si trujera montante.5 LAUREANOBusca una piedra. CELIOEs fineza, a mujer de tal dureza, llamar con su semejante, aunque cierto que el llamar a ventana de mujer10 con las manos ha de ser. -fol.
414LAUREANOYa entiendo manos por dar, y es metonimia estremada. CELIOEs de su causa el efeto más eficaz y discreto.15 LAUREANOSí, Celio, mas no me agrada que solas a las mujeres se presuma conquistar con esta fuerza del dar, porque, si advertir lo quieres,20 pienso que no llamarás a ventana, si pretendes, del hombre que más entiendes que ha de resistirse más, que el pleito, la pretensión,25 el favor, la diligencia, la amistad, la conferencia, no se corresponda al dar si llamas con el dinero, que no hay hombre tan severo30 que el dar no pueda mudar, y puesto que haberle puede, será fénix de valor. CELIOEn las conquistas de amor nunca yo he visto que quede35 rendido el fuerte interés. LAUREANOLlama agora a esta señora. CELIODaré con la espada agora, tú con dinero después, mas si este después fuera antes,40 antes te hubieran abierto. (Sale LEVINIA, dama.) LEVINIA¿Es el doctor? LAUREANOY tan cierto que es un ejemplo de amantes, que aquel que con puro amor desea gozar su gloria,45 al reloj de la memoria le pone despertador, y así no puede faltar a la hora concertada. LEVINIATeneisme muy obligada.50 LAUREANOAmor bien puede obligar. LEVINIAAgora acabo de ver que no hay tanta autoridad que una tierna voluntad no puede descomponer.55 ¿Un catedr...






Related documents