La víspera del juicioReport as inadecuate




La víspera del juicio - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Chejov

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Anton Chejov La víspera del juicio 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Anton Chejov La víspera del juicio Memorias de un reo -Disgusto tendremos, señorito -me dijo el cochero indicándome con su fusta una liebre que atravesaba la carretera delante de nosotros. Aun sin liebre, mi situación era desesperada.
Yo iba al tribunal del distrito a sentarme en el banquillo de los acusados, con objeto de responder a una acusación por bigamia. Hacía un tiempo atroz.
Al llegar a la estación, me encontraba cubierto de nieve, mojado, maltrecho, como si me hubieran dado de palos; hallábame transido de frío y atontado por el vaivén monótono del trineo. A la puerta de la estación salió a recibirme el celador.
Llevaba calzones a rayas, y era un hombre alto y calvo, con bigotes espesos que parecían salirle de la nariz, tapándole los conductos del olfato. Lo cual le venía bien, porque le dispensaba de respirar aquella atmósfera de la sala de espera, en la cual me introdujo soplando y rascándose la cabeza. Era una mezcla de agrio, de olor a lacre y a bichos infectos.
Sobre la mesa, un quinqué de hoja de lata, humeante de tufo, lanzaba su débil claridad a las sucias paredes. -Hombre, qué mal huele aquí -le dije, colocando mi maleta en la mesa. El celador olfateó el aire, incrédulo, sacudiendo la cabeza. -Huele.
como de costumbre -respondió sin dejar de rascarse-.
Es aprensión de usted.
Los cocheros duermen en la cuadra, y los señores que duermen aquí no suelen oler mal. Dicho esto fuese sin añadir una palabra.
Al quedarme solo me puse a inspeccionar mi estancia.
El sofá, donde tenía que pasar la noche, era ancho como una cama, cubierto de hule y frío como el hielo.
Además del canapé, había en la habitación una estufa, la susodicha mesa con el quinqué, unas botas de fieltro, una maletita de mano y un biombo que tapaba uno de los rincones.
Detrás del biombo alguien dormía dulcemente. Arreglé mi lecho y...






Related documents