Juan en la prosperidadReport as inadecuate




Juan en la prosperidad - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Grimm

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Grimm Juan en la prosperidad 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Grimm Juan en la prosperidad Juan, después de haber estado siete años en casa de su maestro, le dijo un día: -Maestro, ha terminado el tiempo de nuestro contrato; quiero volver a casa de mi madre, dadme, si os place, lo que he ganado. Su maestro le contestó: -Me has servido bien y lealmente; tu recompensa será buena. Y lo dio un saco lleno de oro; tan grande como su cabeza. Juan sacó el pañuelo de su bolsillo, hizo el mismo uso de él que si fuera una cuerda, y colocando el saco en sus hombros al extremo de un palo, se puso en camino para ir en busca de su madre. Mientras caminaba así, siempre un pie tras otro, vio un hombre que trotaba alegremente en su vigoroso caballo. -¡Ah!, se dijo Juan a sí mismo en alta voz; ¡qué cosa tan buena es ir a caballo! Va uno como sentado en una silla, no tropieza en las piedras del camino, ahorra zapatos y anda sabe Dios cuánto. El jinete, que le había oído, se detuvo y dijo: -Y entonces, Juan, ¿por qué vas a pie? -Porque no puedo pasar por otro punto, le contestó; llevo este saco a mi madre; es verdad que va lleno de oro, mas no por eso pesa menos en mis espaldas. -Si quieres, cambiaremos, le dijo el jinete; te daré mi caballo y tú me darás tu saco. -Con mucho gusto, contestó Juan; pero iréis muy cargado, os lo advierto. Bajó el jinete, y después de haber tomado el oro, ayudó a Juan a montar a caballo y le puso la brida en la mano, diciendo: -Cuando quieras ahora ir de prisa, no tienes más que decir: ¡arre!, Juan no cabía en sí de gozo cuando se vio a caballo.
Pasado un momento, tuvo ganas de ir más deprisa, y comenzó a gritar: ¡arre!, ¡arre! El caballo se lanzó en seguida al galope, y antes de tener tiempo de asegurarse en la silla, fue arrojado Juan al suelo, en un foso al lado del camino.
El caballo hubiera continuado corriendo si no le hubiera detenido un aldeano que venía en sentido...






Related documents