LOS SEPULCRALESReport as inadecuate




LOS SEPULCRALES - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: de Maupassant

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Guy de Maupassant LOS SEPULCRALES 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Guy de Maupassant LOS SEPULCRALES Estaban acabando de cenar.
Eran cinco amigos, ya maduros, todos hombres de mundo y ricos; tres de ellos, casados, y los otros dos solteros.
Se reunían así todos los meses, en recuerdo de sus tiempos mozos y, acabada la cena, permanecían conversando hasta las dos de la madrugada.
Seguían manteniendo amistad íntima, les agradaba verse juntos y eran tal vez aquellas veladas las más felices de su vida.
Charlaban de todo, de todo lo que al hombre de París interesa y divierte.
Al estilo de los salones de entonces, hacían de viva voz un repaso de lo leído en los diarios de la mañana. Uno de los más alegres entre los cinco era José de Bardón, soltero, quien sólo pensaba en vivir de la manera más caprichosa la vida parisiense.
No era un libertino, ni un depravado; más bien era versátil, el calaverón todavía joven, porque apenas alcanzaba los cuarenta.
Hombre de mundo, en el más amplio y benévolo sentido que se puede asignar al vocablo, estaba dotado de mucho ingenio, aunque no de gran profundidad; enterado de muchas cosas, no llegaba por eso a ser un verdadero erudito; rápido en el comprender, pero sin verdadero dominio de las materias, convertía sus observaciones y aventuras, cuanto veía, se encontraba o descubría, en episodios de novela a un tiempo cómica y filosófica, y en comentarios humorísticos que le daban en la capital fama de hombre inteligente. Le correspondía en aquellas cenas el papel de orador.
Se daba por descontado que siempre contaría algún lance, y él llevaba su cuento preparado.
No aguardó, para entrar en materia, a que se lo pidiesen. Fumando, con los codos sobre la mesa, una copita de fine champagne a medio llenar delante de su platillo, entumecido por aquella atmósfera de humo de tabaco aromatizado por el vaho del café caliente, sentase en su propio elemento, como ciertos...






Related documents