En la administración de CorreosReport as inadecuate




En la administración de Correos - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Chejov

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Anton Chejov En la administración de Correos 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Anton Chejov En la administración de Correos La joven esposa del viejo administrador de Correos Hattopiertzof acababa de ser inhumada.
Después del entierro fuimos, según la antigua costumbre, a celebrar el banquete funerario.
Al servirse los buñuelos, el anciano viudo rompió a llorar, y dijo: -Estos buñuelos son tan hermosos y rollizos como ella. Todos los comensales estuvieron de acuerdo con esta observación.
En realidad era una mujer que valía la pena. -Sí; cuantos la veían quedaban admirados -accedió el administrador-. Pero yo, amigos míos, no la quería por su hermosura ni tampoco por su bondad; ambas cualidades corresponden a la naturaleza femenina, y son harto frecuentes en este mundo.
Yo la quería por otro rasgo de su carácter: la quería -¡Dios la tenga en su gloria!- porque ella, con su carácter vivo y retozón, me guardaba fidelidad.
Sí, señores; érame fiel, a pesar de que ella tenía veinte años y yo sesenta.
Sí, señores; érame fiel, a mí, el viejo. El diácono, que figuraba entre los convidados, hizo un gesto de incredulidad. -¿No lo cree usted? -preguntóle el jefe de Correos. -No es que no lo crea; pero las esposas jóvenes son ahora demasiado., entendez vous.? sauce provenzale. -¿De modo que usted se muestra incrédulo? Ea, le voy a probar la certeza de mi aserto.
Ella mantenía su fidelidad por medio de ciertas artes estratégicas o de fortificación, si se puede expresar así, que yo ponía en práctica.
Gracias a mi sagacidad y a mi astucia, mi mujer no me podía ser infiel en manera alguna.
Yo desplegaba mi astucia para vigilar la castidad de mi lecho matrimonial.
Conozco unas frases que son como una hechicería.
Con que las pronuncie, basta.
Yo podía dormir tranquilo en lo que tocaba a la fidelidad de mi esposa. -¿Cuáles son esas palabras mágicas? -Muy sencillas.
Yo divulgaba por el p...






Related documents