El ruiseñor y el burroReport as inadecuate




El ruiseñor y el burro - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: de Trueba

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Antonio de Trueba El ruiseñor y el burro 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Antonio de Trueba El ruiseñor y el burro -INo sé a punto fijo cuándo sucedió lo que voy a contar, pero de su contesto se deduce que debió ser allá hacia los tiempos en que los madrileños se alborotaron y estuvieron a punto de enloquecer de orgullo con la nueva de haber aparecido en el Manzanares una ballena que luego resultó ser, según unos, una barrica que no iba llena, y, según otros, la albarda (con perdón sea dicho) de un burro.
Estos tiempos deben remontarse lo menos a los del Sr.
D.
Felipe II (que tenía a los madrileños por tan aficionados a bolas, que les llenó de ellas la puente segoviana), pues ya en los del señor D.
Felipe III llamaba Lope de Vega ballenatos a sus paisanos los madrileños. Pero dejémonos de historia y vamos al caso. El caso es que el Madrid de entonces se parecía al Madrid de ahora como un huevo a una castaña.
No lo digo porque entonces Madrid tirando a monárquico quería hacerse cabeza de león y ahora tirando a republicano quiere hacerse cola de ratón, sino porque la parte meridional del Madrid de ahora estaba aún despoblada, menos la planicie y los declives de allende las iglesias de San Andrés y San Pedro, donde ya existía el arrabal que por haberle poblado moros se llamaba y llama aún la Morería.
Todas las demás barriadas meridionales no existían aún, y toda aquella dilatada zona comprendida desde Puerta-cerrada a la banda de la Virgen de Atocha sólo abundaba en barrancos, colinas escuetas y cerrados matorrales, donde se veía alguno que otro ventorrillo, entre los cuales llevaba la gala el que luego fue de Manuela, porque era el único donde se bebía el vino en vaso de vidrio y se comía la vianda con tenedor de madera.
En los demás ventorrillos se empinaba el jarro de Alcorcón y se escarbaba en el plato con la uña. No recuerdo quién ha aconsejado modernamente a los que entran en...






Related documents