LA AVENTURA DE UN CASO DE IDENTIDADReport as inadecuate




LA AVENTURA DE UN CASO DE IDENTIDAD - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Doyle

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Arthur Conan Doyle LA AVENTURA DE UN CASO DE IDENTIDAD 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Arthur Conan Doyle LA AVENTURA DE UN CASO DE IDENTIDAD -Mi querido compañero -dijo Sherlock Holmes estando él y yo sentados a uno y otro lado de la chimenea, en sus habitaciones de Baker Street-, la vida es infinitamente más extraña que todo cuanto la mente del hombre podría inventar.
No osaríamos concebir ciertas cosas que resultan verdaderos lugares comunes de la existencia.
Si nos fuera posible salir volando por esa ventana agarrados de la mano, revolotear por encima de esta gran ciudad, levantar suavemente los techos, y asomarnos a ver las cosas raras que ocurren, las coincidencias extrañas, los proyectos, los contraproyectos, los asombrosos encadenamientos de circunstancias que laboran a través de las generaciones y desembocando en los resultados más outré, nos resultarían por demás trasnochadas e infructíferas todas las obras de ficción, con sus convencionalismos y con sus conclusiones previstas de antemano. -Pues yo no estoy convencido de ello -le contesté-.
Los casos que salen a la luz en los periódicos son, por regla general, bastante sosos y bastante vulgares.
En nuestros informes policíacos nos encontramos con el realismo llevado a sus últimos límites, pero, a pesar de ello, el resultado, preciso es confesarlo, no es ni fascinador ni artístico. -Se requiere cierta dosis de selección y de discreción al exhibir un efecto realista -comentó Holmes-.
Esto se echa de menos en los informes de la Policía, en los que es más probable ver subrayadas las vulgaridades del magistrado que los detalles que encierran para un observador la esencia vital de todo el asunto.
Créame, no hay nada tan antinatural como lo vulgar. Me sonreí, moviendo negativamente la cabeza, y dije: -Comprendo perfectamente que usted piense de esa manera.
Sin duda que, dada su posición de consejero extraoficial, que presta ayuda a todo...






Related documents