Uno de los DesaparecidosReport as inadecuate




Uno de los Desaparecidos - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Bierce

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Ambrose Bierce Uno de los Desaparecidos 2006 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Ambrose Bierce Uno de los Desaparecidos Jerome Searing, soldado raso del ejército del general Sherman, que entonces combatía al enemigo en Kermesaw Mountain, Georgia, dio la espalda al pequeño grupo de oficiales con los que había estado conversando en voz baja, atravesó una estrecha franja de trincheras y desapareció en el bosque.
Ninguno de los hombres alineados tras las trincheras le dijo una palabra, y apenas él les dirigió un movimiento de cabeza al pasar, pero todos los que le vieron comprendieron que a aquel valiente acababan de confiarle una misión peligrosa.
Jerome Searing, aunque era soldado raso, no servía en las filas; por razones de servicio estaba destacado en el cuartel general de la división, y en las listas figuraba como asistente.
-Asistente- es una palabra que comprende multitud de obligaciones.
Un asistente puede ser un mensajero, un oficinista, el criado de un oficial.
cualquier cosa.
Puede realizar servicios que no están previstos en las instrucciones y reglamentaciones militares.
Su naturaleza puede depender de las aptitudes del asistente, del favor de otros o de la mera casualidad.
El soldado Searing, un incomparable tirador, joven, fuerte, inteligente e insensible al miedo, era explorador Al general que comandaba su división no le satisfacía obedecer ciegamente las órdenes, sin saber qué era lo que había frente a sus tropas, incluso cuando éstas no se hallaban destacadas en servicio y sólo formaban una fracción del ejército en línea; ni le agradaba recibir la información por sus vis-á-vis a través de los canales acostumbrados, Quería saber más de lo que le informaban los mandos del ejército y los choques entre los destacamentos y los tiradores.
Para ello estaba Jerome Searing, con su audacia extraordinaria, su conocimiento del bosque, sus observadores ojos y su veracidad en el relato.
En esta ...





Related documents