Del Gianicolo al Champ de Mars: los escultores pensionados en Roma y las exposiciones universales de París, 1855-1900 - ArteReport as inadecuate




Del Gianicolo al Champ de Mars: los escultores pensionados en Roma y las exposiciones universales de París, 1855-1900 - Arte - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Autor: Reyero Hermosilla, Carlos

Lugar: Universidad Autónoma de Madrid

Fecha de publicación: 2002

Detalles: Anuario del Departamento de Historia y Teoría del Arte 14 (2002): 275-288

Área: Arte





Author: Reyero Hermosilla, Carlos

Source: https://repositorio.uam.es


Teaser



Del Gianicolo al Champ de Marr rultoi pensionados en Roma v las E~pusiciuiies Universales de París, 1855-1900 a, Carlos Reyero Universid;zd Autónloma de Madrid lano del &oanamenio ue nisroria v Teoría I (U.A.3 RESUMEN Algitnas de las más importantes escitItzrras mostradas en la Sección Espariola, con nlotiivode las cinco esposiciones irnii~ersalescelebradas en París entre 1855 1900,fireron realizadas por pensionados en Roma.
Este artícirlo compara diferentes modelos y recoge mayorirarianlente críticas francesas e italianas, con el fin de analizar el si pnijicado,y las consecuencias de este traslado de piezas de Roma a París. Some t7f the mosi importan ,S eshibitec? in the Spanish iPa~ilion,17n the occ he five rrnii-er-sal e.i-l~ibitio~ I S held in Paris heh i arld 1901?.
n9ere mude by scl~olarsl~ip-Ioders in Rorne.
This artic le confrUnts different models and collects jiiench and italian criticism mainb, in order to inqlrire the meanirlg 12nd the nmo tn conseqtrences of this transfer of pieces fr-onz Ru,.,, , Paris. L a vieja idea ilustrada de que una profunda formación romana -es decir.
construida desde un conocimiento directo de los ejemplos clásicos allí presentes, y no derivada de la mera tradición- resultaba imprescindible para un adecuado desarrollo artístico mantuvo, a pesar de todas las adversativas surgidas, plena vigencia en Europa y América durante los años centrales del siglo XIX.
Para los escultores, que no podían vislumbrar todavía otras alternativas claras, la cuestión no admite ni siquiera matices. Quienes entonces practicaban esta especialidad hubieron de tener muy claro que el paso por Roma, primero.
y, a continuación, la proyección que proporcionaban sus reinterpretaciones en las grandes exposiciones constituían el único modo de forjarse un nombre en el competitivo escenario internacional, donde el escultor era, ante todo, un hábil manipulador de formas clásicas para cubrir necesidades representativas modernas.
Por e...





Related documents