Vol v. 453: El fogón y el ministerio : juguete cómico en un acto y en prosa Report as inadecuate




Vol v. 453: El fogón y el ministerio : juguete cómico en un acto y en prosa - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

On cover: Administración Lírico-dramáticaNo. 15, in vol. 453 with binder-s title: Teatro Español : serie A


Author: Pina Domínguez, Mariano, 1840-1895

Source: https://archive.org/


Teaser



This book made available by the Internet Archive. ACTO ÚNICO. Sala elegante.——Puertas laterales y al foro.
— Ventana á la derecha. ESCENA PRIMERA. ROSA, aparece sentada cerca de un velador y escribiendo. ¡Ya he concluido! Aquí están todos los nombres que me dijo la señora.
La lista de los convidados empieza por el amo.
Veinte y cinco cubiertos para mañana.
Como son los dias de la señora, quiere obsequiar al alcalde y á todas las autoridades del pueblo cercano.
¡Y á todo esto sin cocinero! El picaro se marchó á Madrid y no tenemos quien le reemplace.
¡Si estuviese aquí Lúeas! ¡Ese sí que guisa bien! El pobrecillo se quedó muy triste cuando le dije que nos veníamos á pasar una temporada á la quinta. ¡Es claro! Si es cierto que tanto me ama, la noticia debió causarle un dolor terrible.
(Mirando al foro.) ¡Calle! ¿Quién será la señora que viene acompañando á mi ama? No la he visto nunca en el pueblo. ESCENA II. DICHA, JULIETA, EMILIA. Julieta.
Rosa, déjanos solas. Rosa.
(Quién será?) (váse Rosa.) Julieta.
Ya puedes hablar sin temor, mi querida Emilia.
Emilia. Silencio! ¡No pronuncies mi nombre! Julieta.
Por qué? Emilia.
Conozco tu discreción, y por eso no he yacilado un momento en venir desde Madrid á tu quinta para des-.cubrirte un secreto de la más alta importancia. Julieta.
¿Un secreto? Emilia.
Responde.
¿No has oido hablar muchas veces del célebre marqués de la Encina! Julieta.
¿El marqués de la Encina? ¿No es ese un conspirador que acaba de ser condenado á muerte? Emilia.
El mismo.
Sus ideas políticas no son las del gobierno, y hé aquí al pobre marqués víctima de una persecución implacable.
Pues bien, yo le amo. Julieta.
Tú? Emilia.
¡Qué quieres! Tengo debilidad por los hombres de ré-solucion! Julieta.
¡Dios mío! Y te han condenado á tí también á muerte? Emilia.
¡Qué locura! Julieta.
Explícate. Emilia.
Conoces al marqués? Julieta.
De nombre solamente. Emilia.
Y tu marido? Julieta. No...





Related documents