La Serie V - Valentino Report as inadecuate




La Serie V - Valentino - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Ovnis, Reptilianos, Hermandad de la Serpiente, America, Francia, Guerra Santa, Jihad, Raleigh, Museo Henry Ford, Henry Ford Museum, Carro electrico, Valentino, Cuento Hondureño, Literatura Hondureña


Author: Valentino

Source: https://archive.org/


Teaser



La Serie V Valentino --ooOOoo-- Siendo niño viajé mucho por toda América, y a decir verdad no sabría explicar el porqué de este privilegio, salvo que la mayoría de veces solía figurar como “invitado” en tales travesías.
Fui, para no traicionar mi educación norteamericana, el centro de las “situaciones”, aunque realmente nunca deseé que fuera así.
Debo reconocer que tuve la buena fortuna de haber estudiado en un colegio donde los estudiantes extranjeros predominábamos y eso influyó bastante en que me convirtiera en cosmopolita. Pero no quiero hablar sobre ello, sino de lo que me ocurrió en un viaje de estos. Y hoy que me cargan los años y una responsabilidad que todavía no encuentro, empiezo a verlo más nítidamente, aunque sigo sin comprender. Recuerdo que iba en escala hacia el aeropuerto de Miami, desde donde partiría finalmente a la ciudad de Raleigh, por invitación de un compañero de colegio muy querido mío llamado Jean Pierre (y de su hermano François, el hijo eterno de la Madraza, como exclamaba a escondidas su madre), un muchachito de raza negra cuyo máximo sueño consistía en llegar a convertirse en diseñador de automóviles (por cierto, de aquí en adelante, a esa mi edad, tomé la errónea impresión de que todos los franceses eran negros y musulmanes, aun cuando me sabía al pie de la letra los cantares de Roldan, el Caballero Verde y las increíbles hazañas de Sor Juana de Arco; pero fue mi primera impresión de Francia, y estimo ese primer cruce multicultural europeo). Como iba en escala, el avión aterrizó en Miami como a las 7 p.m., por lo que yo debía alquilar hotel y hospedarme.
¿Pero un niño de 14 años haciendo esos trámites? Pues así era.
Sin embargo, creo que la gente a mi alrededor no lo creía y solían darme ayuda de manera inmediata.
Nadie se resiste a la candidez de un niño al parecer perdido. -Viajo solo –le dije a una señora que ceceaba, de piel color de leche, ojos medio orientales y medio a...






Related documents