Vol no. 3 (mayo - jun. 2001): Iglesia Presbiteriana San Andres : revista Report as inadecuate




Vol no. 3 (mayo - jun. 2001): Iglesia Presbiteriana San Andres : revista - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Description based on: 1995, no. 1 (enero-feb. de 1995); title from coverLatest issue consulted: 2006, no. 6 (nov.-dic. 2006)Sine prebound issues have title: Revista de la Iglesia Presbiteriana San AndrésIncludes occasional supplements in English with title: St. Andrew-s Presbyterian Church


Author: Iglesia Presbiteriana San Andrés (Buenos Aires, Argentina)

Source: https://archive.org/


Teaser



LIBRARY OF PRINCETON MAR 1 1 2004 THEOLOCICAL SEailNARY PER BX8901 .135 Iglesia Presbiteriana San revista. Andris : Digitized by the Internet Archive in 2015 https:--archive.org-details-iglesiapresbite3200igle_0 SANANDRES Revista N^3 - - Mayo- Junio Informando desde 1880 - 2001 - f Edición Especial Informe de la Acción Social en nuestras Iglesias Terminal Zarate S.A. OPERACIONES PORTUARIAS MAYO- JUNIO 2001 EDITORIAL: La acción Social de la iglesia. Por Pastor Julio el López No hace mucho tiempo que llamamos -Acción Social- a lo que en otros tiempos llamábamos -obras de caridad-, o -de misericordia- -Diakonía-, suena también a algo que tiene que ver con la iglesia, pero pocos pueden decir de qué se trata.
Incluso -limosnas- va pasando de moda, y -menesteroso- es incomprensible para nuestros hijos.
Lo ciertamente triste es que -pobreza- es actual, -exclusión- es nueva pero se . entiende, y -marginalidad- sabemos que es el resultado de las otras dos. ¿Cuestiones de palabras o tiene algo que ver con nosotros? Somos seguidores de Jesucristo.
El que anduvo haciendo bienes y anunciando el Reino de Dios nos llamó.
Es que como cristianos tenemos una historia larga y compleja, que cuenta que -a causa de nuestro corazón rebelde- muchas veces y por muchos medios hemos buscado ocuparnos de otras cosas.
Pero su llamamien- cierto to a seguirlo, sigue imponiéndose.
Hacer bienes y anunciar Nos ocurre lo mismo que a todos: el Reino de Dios es nuestra identidad. buscamos amor, pedimos atención, disfrutamos que nos tengan en cuenta y necesitamos que otros nos cuiden y nos mimen.
Pero, a la vez, trabajamos empeñosamente en construir un tipo de mundo individual, seguro y protegido, y nos sofoca la idea de tener que ocuparnos de los otros. Como nos vemos fatigados en esa lucha sin sentido, Jesús sigue predicando a abandonar nuestros mundos solitarios para unirnos como el evangelio y llamándonos Camina en...






Related documents