El Nacional Socialismo y sus antecedentes filosóficos: el Romanticismo y el Irracionalismo - Capítulo 4. Conclusiones - Departamento de Relaciones Internacionales y Ciencias Políticas.Report as inadecuate




El Nacional Socialismo y sus antecedentes filosóficos: el Romanticismo y el Irracionalismo - Capítulo 4. Conclusiones - Departamento de Relaciones Internacionales y Ciencias Políticas. - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

El Nacional Socialismo y sus antecedentes filosóficos: el Romanticismo y el Irracionalismo - Capítulo 4. Conclusiones - Departamento de Relaciones Internacionales y Ciencias Políticas. - - Licenciatura en Relaciones Internacionales. - Escuela de Ciencias Sociales, Artes y Humanidades, - Universidad de las Américas Puebla.

Author: López Ballesteros, Manuel

Source: http://catarina.udlap.mx/


Teaser



Consideraciones finales Posteriormente a la caída del II Reich, los alemanes étnicos bajo el dominio de las autoridades francesas en Alsacia-Lorena y en la Renania o de las tropas polacas en la Prusia occidental y en Silesia contribuyeron a la intensificación emotiva del pensamiento völkisch, proporcionando ejemplos de persecución y sufrimiento, y alimentando la creencia de que todos los alemanes estarían mejor dentro de una “comunidad nacional” étnicamente uniforme.
Creían en una revolución conservadora que reconciliaría a las clases y restauraría la autoridad.
Ofrecían la visión de un socialismo nacionalista, bajo un dirigente autoritario, que conduciría a Alemania a una nueva era en la que todas sus contradicciones quedarían superadas para siempre. Este futuro estado final sería el III Reich. La sociedad alemana presentaba grandes fracturas, se trataba en parte de determinantes estructurales de un país enorme con gran rapidez de crecimiento entre mundos diversos y dividido por grandes diferencias políticas: [...] Pero podrían decirse cosas parecidas de muchos otros países que también estaban divididos por las creencias religiosas...
El Berlín “rojo” tenía sus equivalentes en el Madrid “rojo” y la Viena “roja”.
Los problemas económicos y las tensiones políticas estaban desgarrando la República de Weimar y los partidos políticos eran incapaces de trascender sus entornos respectivos.
Las personas cuya experiencia de posguerra era de caos y de desastres, era lógico que deseasen seguridad y predecibilidad de los acontecimientos. Prácticamente todos los partidos, incluida la derecha socialdemócrata, participaban de la retórica de una “comunidad nacional”, con alguna forma de colectivismo autoritario como la solución ideal para Alemania.
1 1 Michael Burleigh, El Tercer Reich.
Una Nueva Historia.
Punto de lectura: México, 2000.
p.
170 La elección del mariscal Paul von Hindenburg en 1925 presagiaba ciertas posib...






Related documents